La Cavitación

Tratamiento


Conoce mejor la cavitación

La cavitación es generar de una corriente controlada de micro-burbujas de vacío en el interior de un material fisiológico, fluido, o liquido, con el objeto de implosionar dichas burbujas.

Con esta técnica se rompen las estructuras de los depósitos de grasa localizada, que son zonas resistentes a las dietas y no resultan fáciles de eliminar ni mediante masajes ni con ejercicio.

La cavitación nos ofrece una solución eficaz para estos casos, liberando la grasa, reafirmando el músculo y moldeando el cuerpo, con resultados visibles desde las primera sesión. Con la implosión de las burbujas se destruye la célula adiposa, transformándose en una sustancia liquida (diglicérido) que posteriormente se elimina por el sistema linfático y las vías urinarias. La célula adiposa se ve expuesta a un exceso de presión que rompe las membranas, destruyendo así los adipositos. Los triglicéridos se fragmentan en diglicéridos y pueden ser así fácilmente eliminados del organismo por las vías anteriormente mencionadas.

Es recomendable la ingesta de al menos dos litros de agua antes y después del tratamiento así como una dieta hipocalórica, puesto que es una parte imprescindible para poder eliminar la grasa.

Tipos de cavitación

La cavitación tiene tres modalidades de aplicación en medicina estética, la cavitación, la doble cavitación y la ultracavitación.

La cavitación ha quedado convenientemente explicada en la primera parte de este texto así que ahora vamos a hablar un poco mas de las otras dos.

Doble cavitación

La doble cavitación es cuando se producen dos ondas de frecuencia distintas y se combinan, para generar de forma repetitiva y controlada micro-burbujas de gas. Dichas ondas provocan un elevado aumento de temperatura en el interior por la vibración de la resonancia muscular y la propia cavitación. La burbuja genera un aumento de temperatura porque acumula energía hasta que implosiona por colapso. Dirigiendo estas burbujas a las células adiposas localizadas se destruye la grasa transformándola en una substancia liquida que expulsaremos a través de los sistemas linfático y urinario. Combinándolo con endomasaje se crea una succión sobre la célula y un estiramiento del tejido, oxigenando la zona y mejorando el riego sanguíneo de la misma.

Dicho tratamiento permite que penetren los principios activos y enzimas de cosméticos con la consecuente aportación de nutrientes beneficiosos para el organismo.

Justo después de realizar la sesión es aconsejable realizar un drenaje de la zona para facilitar la eliminación.

Los resultados de la doble cavitación son visibles a partir de la tercera sesión y con un efecto duradero, asegurando la estabilidad y la eficacia a largo plazo.

Ultracavitación

La ultracavitación añade ultrasonidos de baja frecuencia que rompen el tejido adiposo sin daños a la micro circulación. Mediante las ondas que propagan vibración de ultrasonidos, genera una serie de burbujas que comprimen de forma estable para separar los módulos grasos, romper la membrana de los adipocitos y emulsionar la grasa que albergan.

El tratamiento se realiza en sesiones de 35 minutos de duración y se reparten en una sola zona de aplicación: abdomen, glúteos, zona externa o interna de la pierna.

Cada sesión suele reducir unos 2 cm de volumen, entre las sesiones es necesario realizar intervalos de 72 horas para que al organismo le de tiempo de eliminar las grasas, siendo recomendable realizar entre 6 y 12 visitas en función de la zona tratada y el paciente, siendo el numero mínimo aconsejable entre 6 y 10 sesiones.

LaCavitacion.com - 2012 - Enlaces